miércoles, 11 de enero de 2012

INCERTIDUMBRE

Apenas si brilla en la memoria
la caricia de tus palabras,
he llegado a la nostalgia final
y me embargan las sensaciones
de una húmeda esperanza.
En esta diáfana mañana, 
en un ir y venir de la ventana a la cama,
nos separa la dimensión de tus manos vacías
y el reencuentro uno frente a otro.
La realidad sorprendería la casualidad
de convertirse en nuestro equivocado destino.
Creciste en mi
tanto como la hiedra,
abrazando toda la inmensidad de mi ser.
Te hundiste en mi
como la oscura ciénaga,
hasta el fondo de mi corazón.
Pero ahora la sublime sensación
surgida de la profunda incertidumbre,
me descubre los peldaños etéreos,
y me elevan hacia una nueva realidad
que con certeza deberé recorrer sin ti.

José Manuel Serna ®

5 comentarios:

TriniReina dijo...

El pasar de la incertidumbre a la certeza, el saber de lo definitivo, es el primer paso en la tortura del echar de menos. El comienzo...De ahí al final, sólo la esperanza nos salva de la oscuridad.

Abrazos

Teresa dijo...

Siempre hacia adelante, aunque el camino sea incierto.

Bella incertidumbre. Besos.

Ojo de fuego dijo...

Eso sucede cuando duelen las ausencias y en nuestras vidas todos vivimos alguna nos guste o no. Pero siempre hay motivos para brillar con intensidad y sabiduría como has hecho ahora con este precioso poema.

Verónica C. dijo...

La nostalgia y esa tristeza se palpa en cada verso y es al final, cuando ya parece que viene el hundimiento que le das ese giro magnífico y dejas que la esperanza, la confianza y la fe abarquen absolutamente todo el poema en un canto de valor y fuerza.

Bellísimo.

Un abrazo

José Manuel dijo...

Gracias Verónica, por entender tan maravillosamente el poema, has captado el mensaje a la perfección. Gracias por tus comentarios.

Besos