martes, 18 de diciembre de 2012

DESPEDIDA




La viajera borró sus huellas
como una furiosa tempestad,
con anhelos de huir
tras el viento inclemente.

La memoria anidando
en el balanceo de las olas,
enturbio el recuerdo
de la casa sin ventanas.

Desconocía la verdad derretida
entre los vínculos de la luz,
tenía la mente abierta
al balbuceo de las libélulas
cuando me sentí dueño
de la confusión y el llanto.



©José Manuel Serna


****************************

Voy a hacer un paréntesis por unos días, os dejo con un poema y con mis mejores deseos para que cada uno viva en su corazón la paz y el amor, algo que no nos tiene que faltar en nuestras vidas.
Regresaré con el año nuevo para que juntos naveguemos por el mundo de las letras.
Sed felices, por lo menos intentadlo, besos y abrazos. 


****************************


lunes, 10 de diciembre de 2012

LA IMAGEN DE TU AUSENCIA

ANANTA MANDAL




Hay ciudades invisibles,
¿cómo diría yo?,
suspendidas en el aire,
de calles geométricas,
donde el cristal de sus ventanas
se desvanece tras la lluvia.
Ciudades tan vagamente
transparentes
que las líneas del agua
difuminan su presencia.

Si de pronto la noche
anulase la luz de las estrellas,
todos los edificios
que atrapan tus sueños,
permanecerían absortos
sobre la imagen de tu ausencia.




©José Manuel Serna



martes, 4 de diciembre de 2012

QUE INÚTIL...

Istvan Sandorfi




Que  inútil es este silencio
que  sustrae en nosotros
la ilusión de abarcarlo todo.
Nos hace dudar
sobre nuestra propia existencia,
mientras la inmensidad de la noche
nos transforma en dos seres,
uno que se lamenta
y otro que lucha con pasión.




©José Manuel Serna






miércoles, 28 de noviembre de 2012

LA CARTA






Me he puesto a escribirte
y los renglones a estrecharse,
se me hace imposible
nadar en el río del olvido,
y desandar
 los caminos del pasado.

Me he puesto a escribirte
y las palabras se diluyen
inevitables,
como la urgente necesidad
de buscar
los sentimientos perdidos
entre las naves hundidas.

 
 


©José Manuel Serna







viernes, 23 de noviembre de 2012

ELLA

Denis Nuñez Rodríguez





Acudió a la cita
al final de la hora precisa
misteriosa
como doncella condenada,
como niña pálida,
a quien la muerte
sorprende dormida.
Contempló indecisa
el extraño vértigo
de los juegos prohibidos.
Soportó las injurias
y el verbo fácil
de boca de los hombres,
sentada en el sueño de la palabra.
Resuelta y decidida
supo del lugar exacto
y se presentó para dar final
a todo un cúmulo de habladurías.





©José Manuel Serna




lunes, 19 de noviembre de 2012

DONDE DUERME EL TIEMPO


Jardines del Generalife




Del soplo misterioso de los cipreses
se adormecía el jardín,
donde una persistente modorra
hizo sobrevivir el silencio
escrito en las nubes del cielo.

La penumbra del ramaje,
atravesada por dardos solares,
sobre el sendero alfombrado de hojas,
detuvo las manecillas del reloj.

Un océano infinito de flores:
tulipanes, rosas y narcisos,
dormitan en el eco profundo
de los rumores del agua,
mientras los pajarillos juguetean
con la inocencia de los amores
furtivos del ayer.






©José Manuel Serna

  



martes, 13 de noviembre de 2012

ALGUIEN...

Denis Nuñez Rodríguez






Alguien a su manera
en mis manos derramó
flores del jardín oscuro,
lirios y jazmines
para cubrir el luto
marchito de nuestros besos.
Alguien presentó
un vaso repleto de aire
para que bebiesen
tus labios y los míos.





©José Manuel Serna


miércoles, 7 de noviembre de 2012

EL GUARDIAN DE LOS RECUERDOS

STEVE HANKS




Lo que antes
nació de la tristeza,
cambió la espera
levantando sus ganas
ocultas de vivir.
El era su amigo,
su guardián
de las cosas pequeñas,
él que le hacía sentir
la sensibilidad de las horas
navegando en el silencio.
Su cara, un rumor,
sus ojos, mágica luz,
sus manos, caricia perdida;
toda ella sintió el abandono
pero soñó la cercanía,
el dulce despertar
de la ilusión olvidada.






©José Manuel Serna

martes, 30 de octubre de 2012

EXISTE LA POSIBILIDAD

PICASSO



Si en mis días nunca hubieses existido,
si tus ojos claros no me hubiesen
hecho prisionero de tu mirada,
en aquellos días de brumas
escondidas entre los pliegues
del recuerdo preciso del tiempo.

Si  nunca hubiésemos sido jóvenes,
si el amor con su poder
de aprisionar cuerpos y voluntades,
no hubiese caminado por el sendero
de los sueños adolescentes
manipulándonos con sus trucos.

El camino no tendría tus huellas,
el aroma del aire no seguiría
recordándome tu rostro,
y el tiempo nos  miraría de soslayo
como a desconocidos mortales.





©José Manuel Serna

martes, 23 de octubre de 2012

DUDOSA EXISTENCIA

Istvan Sandorfi





Como puedo explicaros
lo que en las noches siento,
las derrotas y el vacío que me inunda,
a través de la vigilia y el sueño,
cuando apuro el brillo de la luna
entre preguntas sin respuesta.

No son generosos los días
de este futuro incierto,
las palabras se aceptan como derrotas
dentro de la mezquindad
en que nos hemos acostumbrado a vivir.

Todo se exige, las cosas más pequeñas,
sean satisfacción o sufrimiento,
como un fuego suave,
como una música llena de cansancio
en la levedad de la carne.

Es el empeño del ser humano:
disfrazar de metáfora
el acelerado paso por la vida. 






©José Manuel Serna

jueves, 18 de octubre de 2012

VERSOS INACABADOS

LAURA KNIGHT








Su cabeza recostada
sobre el alma de un cuerpo,
que polvo e imagen
se eleva en las afueras
de la quietud.
Los cabellos azabache
suave entre los dedos
encuentran caricias, despacio
como herida de luz,
queda vencida
frágil, triste y desvalida
en una llaga sin curar.
A solas busca la dicotomía
entre su sombra y
las reflexiones que pierden
los contornos etéreos.
El viento frío de la memoria
le protege de la harapienta melancolía,
cuando su cuerpo pierde el interés
por sentir los versos inacabados. 





©José Manuel Serna
 

lunes, 15 de octubre de 2012

LA NOCHE...







La noche está hermosa
como una nube algodonada,
blanca y dorada
transmitiendo el eco
de las horas tormentosas.

La luna está desnuda
bañándose en el mar,
empapada de mareas,
testigo
de abrazos y besos.

Las olas juguetonas
regresan
en años de otro tiempo
donde tus ojos y mis ojos
se fueron a encontrar.







©José Manuel Serna

viernes, 5 de octubre de 2012

SENTADO...

Steve Hanks





Sentado
al borde de la cama,
miraba como tu espalda
se alejaba,
perdiéndose tras la puerta
de aquel cuartucho.
El aroma a flor mojada
de tu piel,
sustrajo de mí
el último aliento tembloroso.






©José Manuel Serna

martes, 2 de octubre de 2012

NOSTALGIA

Pintura de Elena Kalis




Permitidme que os diga
como se hizo el augurio
de los relojes de arena,
que en vano,
atravesaron el dominio de la memoria.

Fui a la búsqueda
de los últimos días,
desandando las calles
de un octubre lluvioso,
cuando pletóricos y victoriosos,
atrapamos la nube de la nostalgia
prisionera del calendario.

Regresé al mundo de los edificios
 entre mares de escaleras,
y escuché el secreto tan hermoso
que trajeron hasta mi orilla,
 el vocabulario de los jóvenes
que habían logrado sobrevivir
a la noche clara de los ponientes.





©José Manuel Serna

lunes, 24 de septiembre de 2012

LA LLUVIA...

 Pintura de Manuel Terán



La lluvia dividió las palabras
creando un espacio grave
entre ambos corazones,
como la distancia del silencio.
La sombra y su tiempo oscuro
transmigraron
hacia otros cuerpos encendidos.

Fui desmenuzando la noche
mientras las gotas
resbalaban por la chaqueta
hasta llegar a mi alma.







©José Manuel Serna

martes, 18 de septiembre de 2012

DUDA








Nunca sabré,
aún hoy no sé,
por qué los dioses
depositaron sobre mí
estas ganas silenciosas
de entrecruzar palabras,
y buscar
en la carne del pensamiento
la música que amanece
con su propia voz,
como un verso sin descifrar.








©José Manuel Serna

martes, 11 de septiembre de 2012

ADÍOS...






Adiós, te vas otra vez
como el sol
tras la libertad azul del horizonte,
y la esperanza
se derrite como música en el viento,
en esta densa oscuridad
purificadora de la noche.

Solo me queda el suave oleaje
que besa la arena transparente,
la brisa que sopla por las caracolas,
el recuerdo de tu pelo
al viento de las gaviotas,
y una barca donde quedé atado
por un nudo de tristezas.




 José Manuel Serna©