lunes, 20 de enero de 2014

ESA SILLA VACÍA...




Esa silla vacía
que ya no ocupa su lugar,
guarda inútilmente
el aire frío de tu cuerpo
en la trinchera dormida del tiempo,
como un simulacro diáfano
en mitad de la noche.

La tenue luz
de esa lámpara violácea
que habita tras la herida
de la ventana entreabierta,
nos regresa al origen
de vidas paralelas
que recíprocamente se alejan.

Esa lluvia dormida
que vacía la niebla
y agota la tormenta,
enciende la noche ciega
para que en el firme del aire,
a través de la luz de tus parpados,
demos fin a este naufragio.





©José Manuel Serna


18 comentarios:

María dijo...

Una silla vacía, un silencio, un ahogo, la oscuridad en la mirada perdida, un naufragio que se siente.

Me ha encantado el poema y la imagen que has elegido.

Siempre me resulta un placer venir a tu rincón a leerte.

Un beso y feliz semana.

maria del carmen nazer dijo...

Hermoso poema, con mucha simbología.
Cuando no va ... no va... no hay vueltas que darle.
Un abrazo gigante.
¡FELIZ DIA !! :)

elisa lichazul dijo...

poético recorrido donde los elementos dan testimonio de la emoción que el hablante derrama

besitos JOSE
buena semana

Humberto Dib dijo...

Y en esas partidas, los muebles parecen tener una nueva muerte, porque ya no es vida lo que los habita.
Un abrazo.
HD

TriniReina dijo...

Me encanta el poema, José Manuel. De los mejores que te he leído. Al menos así me ha llegado. Grande y traspasando...

Abrazos

Marinel dijo...

Cuando el amor naufraga, los restos quedan inservibles en la arena del dolor, quedan prestos a ser hoguera de recuerdos.
Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

La silla, la luz de la lámpara,la ventana y la lluvia alargan ese recuerdo, que quiere ser olvido y naufragio de esas vidas paralelas, que siempre estarán unidas por encima del tiempo...
Mi felicitación y mi abrazo por tu profundidad y bello lirismo,poeta y amigo...Feliz semana, José Manuel.
M.Jesús

Lapislazuli dijo...

me encanto tu poema. El tema de la silla vacia lo senti en las reuniones familiares en las fiestas pasadas
Abrazo

Verónica Calvo dijo...

Una silla vacía tiene una presencia brutal y más tras un naufragio.

Coincido con Trini.

Saludos

Sneyder C. dijo...

La silla vacía denota la soledad que habita en el lugar, vidas paralelas que jamás van a encontrarse, lluvia dormida, naufragio de dos almas que dejan una herida abierta.

Un inmenso abrazo José Manuel

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por tus huellas JOSE
ten una jornada preciosa
besitos

Luis García dijo...

Me quedo asombrado con la primera estrofa...
Es una genialidad, más allá de un pensamiento.

Saludos

Luján Fraix dijo...

Cuánto duelen las ausencias cuando se hacen visibles... la silla vacía...

Gracias por compartir la tarde de té como siempre, me alegra tanto que les guste a todos esta manera de sentirnos cerca aún a la distancia, sabiendo que del otro lado alguien sonríe o se emociona. De eso se trata este medio: de aprender, de enriquecernos... de ayudar.

Cariños José

Lola dijo...

Una soledad tremenda dentro de un adiós sin horas. Precioso poema. Un abrazo.

Rosa María dijo...

Ay esas sillas vacías... Bello poema tejiendo emociones desde el comienzo al finasl.
Un abraciño amigo mía.
Rosa María Milleiro

Ojo de fuego dijo...

No sé si primero escribiste el poema y después encontraste la pintura o fue al revés.

Pero de todas formas el final es como un halo de esperanza que culmina todo la desesperanza del principio.

Besos

Mos dijo...

José Manuel, poeta, maestro, dejas hoy unos versos de ausencia; de amor huido, donde lo que queda cambia de sentido con esa partida.
Poema profundo y que te llega.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Isabel Martínez Barquero dijo...

José Manuel, tu poesía es muy hermosa, me llega. Sin artificios ridículos, tus versos despiertan la emoción, señal de buena literatura.
Es un placer leerte y, con tu permiso, por aquí me quedo para no perderte la pista.
Un abrazo.