jueves, 24 de mayo de 2012

EL ESPIRITU DEL SUEÑO.




Solamente escucha
y siente los sueños sin ruido,
ceñidos a su pálida hermosura,
claman largamente
las orillas frescas,
y llama
a nuestros cuerpos extendidos,
delicadamente desnudos;
donde habita el instante
de un placer sin fin.

Las lágrimas retenidas,
la dicha sosegada,
el ávido instante enfebrecido,
nos transportan indemnes,
ebrios de alegre generosidad
a un momento virginalmente quietísimo.

Ceñir con mis manos
el rostro nítido y tibio,
donde habita la opulencia
del tiempo sedoso,
reciente y perfecto;
donde corren tiernamente las horas.
El espíritu del sueño se evapora
y una enmarañada realidad se apodera de mi.




José Manuel Serna©

17 comentarios:

Verónica C. dijo...

A veces uno quisiera quedar eternamente atrapado en un sueño porque la realidad enmaraña y ahoga.
Pero es lo que hay.
Y escribir versos llenos de color onírico para disfrutarlos, como este, bello y reflexivo.

Besos

TriniReina dijo...

Mientras soñamos, todo nos parece posible.
Gozamos, disfrutamos, reímos y hasta lloramos sintiendo aquello que deseamos real en nuestra vida. No quisiéramos despertar, pero la realidad vocifera y despertamos y, al despertar, se nos disuelve instantáneamente la alegría.

A diario anochece, pero no siempre nos es dado el soñar ese sueño que anhelamos. Sin embargo, esperamos...

Abrazos

María dijo...

Retener los sueños que nos abrigan y nos encienden la luz de los días, retener esa mirada, ese perfume, ese beso cobijado en el alma.

Un beso.

Teresa dijo...

El tiempo de los sueños es solo un suspiro, pero mientras se mueve qué plácidamente corre la fantasía. De la realidad mejor no hablar.

Besos José Manuel. Un placer leerte.

Marinel dijo...

Es el poder de lo onírico cuyo rastro suele llevarnos a veces hacia caminos mágicos y placenteros.
Precioso poema.
Un beso.

lichazul...elisa dijo...

soñar es mágico
dormir es reparador
combinar ambos estadios es abrir la percepción onírica

precioso canto josé, ojalá soñemos siempre y no solo reparemos las horas de vigilia

besitos y luz

PiliMªPILAR dijo...

Aunque siempre queda el sabor acre de los sueños, no es fácil renunciar por completo a ellos: Nos empujan a vivir con ilusión.

Besos, José Manuel

MAJECARMU dijo...

José Manuel,has recreado muy bellamente esos instantes que nos acarician el espíritu y el tiempo se para, envolviéndonos en un mundo casi perfecto...Eso mismo podemos conseguirlo despiertos,si nos detenemos a saborear un paisaje o cualquier momento mágico,que siempre surge a lo largo del día...sabes que es así...Por tanto,soñemos siempre.
Mi felicitación por la belleza de la forma y el fondo.
Mi abrazo siempre,poeta.
M.Jesús

lichazul...elisa dijo...

FELIZ FIN DE SEMANA!!!
abrazooo y buenas vibras

lichazul...elisa dijo...

FELIZ FIN DE SEMANA!!!
abrazooo y buenas vibras

Ojo de fuego dijo...

Soñando se nos van los tiempos en el más lindo de los sueños, aunque a veces al despertar, la realidad nos abrume de manera que no queramos siquiera sentirla...

Aunque pensándolo bien es más grata de lo que parece.

Besos

Carmen dijo...

Muy tierno tu poema. El amor bebido a sorbos pequeños para que dure y dure.
Y mientras de la mano de la suerte pasear despacio por entre la prisa en ese tiempo perfecto por donde las horas corren tiernamente.
Pasear despacio para acabar llegando todos a la meta.
Un saludo

niebla dijo...

Hace varios días que no vengo por aquí, la familia me llena todo mi tiempo, y ahora que ya duermen los nietos, un ratito de paz.... y leyendo tu poesía lo he conseguido...
gracias,
Un beso.

maria varu dijo...

los sueños suelen ser hermosos, vestidos con nuestros deseos, realzando lo vivido con lo sentido...
qué sería de nosotros sin esos sueños que nos devuelven la belleza de lo vivido??

besos José Manuel, siempre es gratamente delicado leerte

lichazul...elisa dijo...

abrazo y feliz jueves
muchas gracias por tu huella

los recuerdos son lo que son, y parte de nosotros también se quedan en ellos

Sneyder dijo...

Cuando el sueño nos lleva por sus mágicos laberintos, nos invade la dicha, nos transporta a un mundo onírico donde todo parece suceder…o, pudo haber sucedido.
Mi felicitación José Manuel

Un fuerte y cálido abrazo

Carmen dijo...

¿Y si de tanto soñar, acabásemos creyendo que el sueño es la realidad?
Un saludo.